VIVAN LOS NOVIOS! HIP HIP HURRA

Estándar

QUERIDO AMIGO NACHO

Estándar

Hola, Nacho.
He rebuscado algunas de los cientos de fotos en las que salimos juntos, cientos de buenos momentos que hemos compartido durante más de cuarenta años.
Han sido tantos viajes,nacho01 tantos amigos, tantas experiencias y tantas risas que algunos ya me quedan lejanos en la memoria, pero otros vuelvo a revivirlos como si estuvieras aquí a mi lado ahora mismo.
Hemos visto juntos tantas cosas… ¡y hemos disfrutado tanto!
Recuerdo la primera vez, éramos muchachos de 15 años. Las Pascuas de 1972. Llegásteis Javier y tú en bicicleta para buscarme en Montesano. Un apretón de manos, una sonrisa. Lo recuerdo bien.
Han sido miles de días haciéndonos compañía, hablando, riendo, discutiendo, filosofando. Muchas veces con otros amigos y muchas veces solos tú y yo perdiéndonos entre montañas, en la nieve o en un monasterio, unidos como buenos amigos por el amor a la libertad y a la Naturaleza. Si, éramos muy jóvenes.
Tú te llevas una parte de mí y yo me quedo una parte de tí. No será por mucho tiempo. Desconozco el tiempo que me quede por vivir, pero me has recordado que estamos de paso en este planeta en el que ambos caímos casi a la par y del que alguna vez tenemos que marcharnos. El tiempo pasa muy deprisa.
No consigo hacerme a la idea de que ya no estás. Te seguiré viendo en “La Sala” y en las reuniones con los amigos de la Pinaeta, viajando en tu bonita vespa blanca o en mi seat 600 camino de algún precioso lugar. Ahora mismo te estoy sintiendo a mi lado, vas ganándome por esta vez la partida de ajedrez mientras debatimos sobre lo mal que está el mundo, con una cerveza en los labios mientras se nos escapa alguna mirada furtiva al trasero de esnacho08as lindas señoritas que pasan contoneándose cerca de nosotros.
Siempre me encantó tu buen humor, tu ironía y sarcasmo, aunque a veces resultabas algo burlón, si bien es verdad que en los últimos tiempos ya nunca te mostrabas así. Un corazón grande, una gran sensibilidad y unos sentimientos que te esforzabas en ocultar para dar la imagen de una fortaleza que no era la tuya. Pero con los amigos de siempre no eras así, y es que después de tantos años ya nos teníamos todos “jilaos”. Podíamos hablar de todo, tocábamos todos los temas porque los dos disponemos de una amplia cultura general y un espíritu crítico inteligente. También hemos compartido muchas juergas. Siento casi como si nos hubiéramos criado juntos. Y así ha sido durante más de cuarenta años. Es mucho tiempo. Pero el tiempo se va, se desvanece y nosotros también con él.
No voy a decir “allá donde estés” por que ya no estás. No entraré en retóricas ni fantasías religiosas sobre la eternidad de las identidades humanas. Pero has existido y por consiguiente existimos y existiremos siempre en el registro histórico del Universo. Formamos parte de él y eso será siempre así por los siglos de los siglos. No existe goma de borrar que pueda impedir lo que ya ha sucedido.
Ha sido muy grato compartir contigo tantos momentos buenos, haber tenido la oportunidad de apreciarnos, aceptarnos, comprendernos y aprender el uno del otro. Gracias por todo eso. Tú me quieres mucho y yo también a tí. Lo sé.
¡cuántas buenas comilonas nos hemos metido entre pecho y espalda! Por cierto, el próximo día 14 haremos una paellita en tu honor y no puedes faltar. Habrá una silla para tí.
Te quiero, Nacho. Nachete, mi amigo para siempre.
nacho02 nacho03 nacho04 nacho05 nacho06 nacho07  nacho09 nacho10 nacho11 nacho12 nacho13

FELIPE VI EL PREPARADO

Estándar

Asistimos estos días a un gran acontecimiento para España. Son esas cosas que ocurren y quedan apuntadas en los libros de historia: un rey abdica y su hijo sube al trono. Nuestra historia -la de España- está plagada de sucesos que ocurren mientras los ciudadanos asistimos al circo de protocolos y ceremonias.
Me cambian al jefe de Estado y me retransmiten en directo cada instante del gran evento. Tendré que acatar los designios democráticos que nos trajeron hasta aquí. Después de una vida entera de acatamiento, soy capaz de acatar casi todo lo democráticamente impuesto por los democráticos impositores de siempre.  Más de lo mismo. Al fin y al cabo es la legalidad vigente. La legalidad que mis representantes elaboran concienzudamente.

Que no se suelte.
Que no se suelte.

Debo sentirme bien, pues comienza una nueva etapa para mi amado país y el nuevo rey está muy preparado. Toda la maquinaria del Estado se ha puesto en marcha para que el cambiazo resulte muy hermoso y convincente. Los altavoces ya llevan más de dos semanas explicándome lo legal y coherente que es todo este proceso; asegurándome que será todo una gran fiesta y que es lo que más nos conviene a todos. No me va a doler nada.  Con tanta vaselina -que hasta la respiro en el aire- “al final nos va a gustar y todo; ya veremos que no es tan mala la cosa”. Así me relajan entreveladamente. Me debería sentir orgulloso de tener un nuevo rey. Pero no me ocurre ¿quizá pretenden que me sienta marginado por no participar de la verbena?
Me cuentan que se nos retira un rey ejemplar -‘el campechano’, sacrificado durante 39 años al servicio de España- y llega otro entrenado desde niño para ejercer la jefatura del Estado.
Confiemos en que a éste no se le dispare ningún arma por accidente, como ya parece borbónica costumbre familiar. Por eso van a entrenarse con elefantes, mejor que con personas.
“El proceso de abdicación está siendo ejemplar” -me dice Rajoy, y nos puntualiza que en el Congreso se votaba la abdicación de Juan Carlos y no la forma de Estado. Y al día siguiente coronan al sucesor. Son cosas que ocurren. Esto no tiene nada que ver con la forma de Estado. Si lo pensábamos es que pretenciosamente desviamos el tema. Así que no ha lugar a la protesta.
La televisión me explica que esta abdicación que desemboca en la sucesión de la corona la hemos aprobado el 85% de los españoles a través de nuestros representantes. Y si este dato no me satisfaciera, dispongo de muchas encuestas que demuestran que a la mayoría de los españoles nos gusta la monarquía y por lo tanto sobran los referéndums, que además son caros. Total somos cuatro gatos los que queremos República. Y para no parecer demasiado radicales manifestamos que nos basta con un referéndum, cosa que no piden los monárquicos ni falta que les hace. Nos ponen nuevo rey y… ¿cuál es el problema? Podríamos probar a pedirles permiso para hacer un referéndum en el que se vote si se permite hacer un referéndum sobre el modelo de Estado. Pero que no sea vinculante.
Me ofrecen un resumen de la vida del monarca que se va, y me resumen también la vida del monarca que llega. No solo el proceso de sucesión es ejemplar, también sus vidas son ejemplares sin duda alguna. Lo he visto por la tele. Y también he visto gente entrevistada muy contenta y emocionada.
El PSOE tiene hondas raíces republicanas, pero apoya la monarquía. Dicen que es por el bien de España. Al igual que por mi bien, cuando era niño me robaron la bicicleta en el colegio y así aprendí a perder. “Las monarquías dan mucha estabilidad” me confirman desde ese partido. Es innegable que el PSOE es republicano y así debe quedar apuntado en los libros por si alguien lo dudara o no lo entiende.
En cuestiones de seguridad no hay de qué preocuparse. Tendremos grandes efectivos militares desplegados. Ciento veinte francotiradores listos para disparar desde las azoteas. Siete mil policías en tierra. Perros adiestrados. Nivel tres de alerta antiterrorista. Da un poco de miedo. Yo no me atrevería a acudir para pedir la tercera república pues van muy armados. Mejor esperaremos otro momento para solicitarla. Su majestad no está para mandonguillas ahora. Los súbditos del nuevo rey ya tendremos mejor ocasión para protestar.

Nuestros padres y abuelos perdieron su vida por defender la República, la que fue entonces la legalidad vigente. Quizá nos transmitieron un mensaje. El precio fue demasiado alto, y total para nada, solo muerte, hambre y sufrimiento. Y lobotomía para los supervivientes. Lobotomía psíquica, la del terror, el miedo a pensar o actuar diferente al modelo del régimen. Ni siquiera la Historia ha respetado demasiado aquel episodio tan terrible de un país entero. Si somos pacíficos y aceptamos la Monarquía sin rechistar nos ahorraremos los terribles males que conlleva una república y evitaremos que los supervivientes tengan que padecer o vivir en el exilio. Me dicen que las repúblicas son malas porque siempre llega algún militar armado hasta los dientes y las jode. Digo yo que el malo será el que las jode y no las Repúblicas. Continúan despreciando a aquellos perdedores que defendieron la segunda República. Y mientras, celebran sus coronaciones y festejos monárquicos a una sola banda. 

El nuevo rey está muy preparado. Lo llevará en los genes seguramente. Como somos un país democrático, habrá que gritar ¡Viva el Rey! en la calle, o bien presentar una reclamación por escrito compulsado en la oficina pertinente acompañado de algunas firmas. Es la fórmula que establece la legalidad vigente para los disidentes del régimen. Seguramente yo también heredé los genes de mi padre. Seguramente llevo en la sangre la derrota porque soy hijo de perdedor.

Lo único que puedo aseguraros es que nuestros hijos verán la III república. Y vosotros también sabéis que la verán. Faltan algunos años. Ellos no portan nuestros miedos y prejuicios. Y hasta que llegue el momento… ¡viva Felipe VI el Preparado! ¿Será querido por nosotros sus súbditos? Espero que sí, por algo le hemos elegido, por su gran preparación y cualidades. Y no por ser hijo de papá como algunos malpensados creerían.

…Y sin embargo, un amigo me ha dicho que tiene un primo que conoce a alguien que asistió a la coronación, y no había casi nadie…

DECENAS DE AÑOS FOLLANDOSE AL PUEBLO LLANO

Estándar

La mayoría piensa que ganó Valenciano. Otros piensan que Cañete defendió con dignidad los ‘supuestos logros’ de su partido, supuestos únicamente por ellos claro está. Y otra minoría sabemos que ganaron los dos -los dos partidos- y nuevamente perdimos los ciudadanos. Por que un debate televisado no es un partido de tenis. Es un ‘reality show’ (con menor audiencia que los de Tele5 y Antena3) que en este caso obtuvo una cuota de pantalla del nueve por ciento. Yo fui uno de esos nueve, pero solo a ratos pues el discurso de ambos era infumable. Vi un Cañete y una Valenciano ambos dos aburriéndonos con su hueco discurso de grandes logros y repitiendo hasta la saciedad lo mal que lo hace siempre el otro partido. Deseaba confirmar lo que dicen las encuestas. Y las encuestas nos dicen que los españoles estamos hasta los güebos de la clase política; confirmar que sus palabras son palabras vacías, que hablan sin nada decir y piensan sin idea nueva aportar. Escuchando todo el tiempo la misma cantinela.
Dos partidos que asisten a su propia decadencia y ni saben cómo renovarse, ni quieren ni pueden. Uno, heredero del fascismo español y ahora convertido en un nido de ladrones que manifiestan una muy mala educación de pago y representan el fracaso escolar de la dictadura. Y el otro heredero del antiguo marxismo socialista y ahora convertido en la más hipócrita burguesía. Que dicen ser de izquierdas cuando están en la oposición y decretan políticas de derechas cuando gobiernan, manteniendo intocables las oligarquías de privilegios y privilegiados, el sistema clásico de explotación a la clase trabajadora por las familias mangantes de siempre y dueñas de todo.
valenciano cañeteY nos quieren hacer creer que el PP-PSOE son los únicos que pueden sacar a España de la crisis y representarla ante Europa. Una crisis aguda del sistema de la que son los únicos responsables, según consta para la Historia. Ya nos lo dejó bien clarito Felipe hace unos días. Dijo que podrían llegar a un pacto nacional entre PSOE y PP si el país lo necesita. Más de uno se llevará un disgusto cuando se entere de que PP y PSOE ya tienen ese pacto hecho desde que se turnan en el poder. Se turnan para seguir manteniendo un país de caciques poderosos y pardillos desgraciados al estilo de “Los santos Inocentes, “La España de charanga y pandereta, cerrado y sacristía, devota de Frascuelo y de María, de espíritu burlón y alma inquieta” en que ellos son los favorecidos, a costa de los ciudadanos y de la tan temida por ellos democracia real.
Sí, amigos. Sobre todo y por encima de todo es preciso mantener en pie al “Sistema”. Y al igual que al cuerpo del Cid le ocurrió después de muerto, al Sistema le han colocado un palo en la espalda para que se mantenga erguido sobre su caballo mientras los bancos desahucian a la gente, los niños pasan hambre y casi nadie encuentra trabajo. Tienen miedo al cambio. Son los mismos perros con distintos collares, son los mismos -pero con otros rostros- que temblaron de miedo cuando Franco murió: ¿y ahora que va a ocurrir, Dios mío? “No toquemos nadaaaa, dejadlo todo como está y lavad la fachada!!!”. No importa si el pueblo no consigue trabajar en nada; si les roban la iniciativa para ganarse el sustento; no importa si los jóvenes perdieron su futuro y se quedan como parias en la casa paterna, no importa si los enviamos a emigrar; no importa si sobrevivir es cada vez más difícil. Nada importa… excepto mantener este podrido sistema de castas e injusticias en pie. Este sistema que da más importancia a las cifras que a las personas y convierte a los bancos en poseedores de tres millones de casas vacías y un millón de personas sin hogar y sin comida que llevarse a la boca.
Pero la mayoría de la gente queremos un cambio de modelo social. Pedimos un cambio de modelo político. Deseamos una renovación para España y una nueva Europa que termine con la creciente esclavitud del siglo XXI. Queremos una Europa que no solo venga aquí a tomar el sol y mucha cerveza servidos por amables camareros de temporada que cobran poco y que llevan bajo el sobaco su título de doctorado en Ciencias Físicas.

 

Carta al juez Baltasar Garzón

Estándar

Estimado Sr. Garzón:

No podríamos entender la actual situación de corrupción generalizada y la escandalosa ausencia de renuncias o dimisiones si no nos remontamos a la época de nuestra niñez, pues tenemos la misma edad y ambos hemos sido educados en el nacionalcatolicismo fascista de pensamiento único que imperaba en España, en el “Imperio español” valga la redundancia. Hemos vivido y crecido en esa época en la que veíamos los NO-DO todas las semanas, y la piernas de nuestros padres temblaban ante cualquier encuentro con la Guardia Civil, agachando la cabeza humillantemente ante toda persona con uniforme -o autoridad pública- y jurando los Principios del Movimiento Nacional para cualquier desempeño social. Esa época en la que los españoles, callando y acatando, lucharon por darnos una vida mejor a nosotros sus hijos. Crecimos reprimidos bajo el yugo del fascismo triunfador. Henchidos de miedo al sexo, miedo al pensamiento libre, a la expresión, al comportamiento natural, a los profesores, a los mayores, al uniforme, al señor de corbata… con las correspondientes secuelas psíquicas y tantas y tantas lastras que cada cual ha debido superar o asumir en su madurez. Fascismo es miedo, miedo a ser diferente, a salir del patrón impuesto en el inconsciente colectivo, miedo a pensar y actuar en contra de lo impuesto como correcto. El fascismo español disponía de unos principios bien establecidos: se demonizaba la República (a pesar de ser la forma de estado natural de nuestros países vecinos) y el comunismo, incluso el socialismo y cualquier otra ideología de pensamiento. Se demonizaba la libertad de pensamiento y de acción, el derecho de expresión. La censura era muy activa para evitar que nadie “se saliera del tiesto”. Se obligaba a entrenarse como militar -durante un período de la vida- a todos los jóvenes españoles. En definitiva se controlaba e idiotizaba al pueblo español para formar con ellos una legión disciplinada completamente obediente para servir al Estado. No puedo menos que recordar aquellos tiempos cada vez que releo la novela 1984 de G.Orwell.

No es casual todo lo que ahora está ocurriendo. Fueron los fascistas los que “permitieron la llegada de nuestra singular democracia” en esa pantomima llamada Transición. Simulacro del advenimiento de las libertades, legalizando el socialismo y el comunismo con unas claúsulas muy concretas, una “letra pequeña” llena de cesiones contra la libertad, cesiones muy concretas: Debíamos aceptar que seríamos Monarquía porque así lo dispuso Franco quedando constancia en el artículo primero punto tres de la Constitución, constitución redactada en primera persona por el mismísimo Rey. Debíamos aceptar que jamás se exigirían cuentas ni responsabilidades penales a las jerarquías del fascismo. Debíamos aceptar que la Constitución sería solamente una declaración de intenciones y nada más. Como dato anecdótico, contaré que casi cuarenta años después, todavía niegan en mi pueblo la inscripción en el registro a los hijos de madres solteras, vulnerando el artículo 14. No es preciso comentarle a usted, reconocido como uno de los mejores magistrados del mundo, la sistemática violación de multitud de artículos, por ejemplo los nº 39, 41, 44, 47… dejando indefensa y abandonada a su suerte a la población española más desfavorecida con la complicidad del gobierno de turno, al que le bastaba con desmentir o camuflar cualquier incumplimiento y zanjar así los problemas sociales, prestando más atención a sus propios intereses que a los de la ciudadanía. El PSOE renunció a sus principios socialistas en el Congreso de 1979. Eso era parte del precio. Debíamos aceptar que los perdedores de la guerra siempre serían los “perdedores sin dignidad”. Y debíamos aceptar, sobre todo, que seguiría siendo éste un país de oligarquías intocables, oligarquías que siempre escaparían de la Justicia mediante trampas, estrategias, corruptelas y leyes varias, como la del indulto de último recurso, sin necesidad de explicaciones, en manos del Gobierno de turno.

¿Qué esperamos pues? Usted mismo representó un grave problema para esta España de oscurantismo y fue apartado sin contemplaciones por sus propios compañeros. Usted lo sabe como yo, y nada nuevo he podido aportarle con esta carta. Sin embargo, sentía la necesidad de escribirle, y lo he hecho. Quizá todos juntos podamos con nuestro esfuerzo dar paso a una España muy diferente, crear esa España con la que muchos como usted y yo soñamos desde niños.

TIEMPOS MODERNOS

Estándar

Tanto PC y tanto aparatito de comunicaciones… Lo único que estamos consiguiendo es una nueva generación de personas de mente dispersa, incapaz de concentrarse con intensidad ni tiempo en las cosas verdaderamente importantes. Menos mal que los más perspicaces utilizan esos medios en la justa medida para el desarrollo integral de sus capacidades y conocimiento. Ni de niño hubiera soñado yo con enchufar un libro a la corriente y que dentro tuviera todos los libros y todo el conocimiento del mundo. Es realmente maravilloso. Solo nos falta averiguar lo que deseamos para nuestra vida y si vamos bien encaminados, organizarnos correctamente el tiempo para no ser atropellados en una calle mientras escribimos por whatsapp, hacer menos cosas y con más intensidad, con más concentración. De nada nos sirve aprovechar un viaje de vacaciones para echar un vistazo por encima de 10 países y no profundizar en sus bellezas recónditas ni en sus habitantes y su cultura. Más nos valdría inmersionarnos en un pequeño pueblo de un pequeño país y convivir con sus gentes todos los días de las vacaciones. Vivimos en la cultura de la distracción, de la banalidad, de querer saber de todo un poco sin profundizar en nada… en tan solo una hora hemos chateado con 10 personas, al tiempo que hacíamos la compra y hemos consultado las noticias. Se está perdiendo el antiguo método de dedicar unos meses a aprender guitarra y otros tantos a un taller de ebanistería. No es bueno dedicar cada día 3 minutos a ver webs de ebanistería y 3 minutos para ver videoclips de guitarra en youtube. Nos llegamos a creer que sabemos de todo y no llegamos a hacer realmente de nada. Nos decantamos por lo virtual. No sé si me explico…
Vivimos en la “era de la distracción”. Hemos perdido hasta la capacidad de observar atentamente a quien nos hable, sus gestos, sus intenciones y su historia. Hablamos deprisa, escuchamos poco, lo hacemos todo deprisa, y la realidad queda lejos, cada vez más lejos para nuestro verdadero ser, mientras que el cerebro se sume en sus angustias y ensoñaciones mentales, en sus grandes preocupaciones, en encerrarse en su propio ego y filtrar tanto el mundo del exterior, recibido con apatía, que al final solo nos llega edulcorado, magnificado o desprovisto de su esencia. Y cuando van pasando los años y echamos la vista atrás, nos preguntamos cuántas veces hemos preferido ignorar la existencia que bulle a nuestro alrededor con casi total indiferencia, ensimismados en nuestros problemas cotidianos intrascendentes y banales, sumidos en nuestro malestar habitual.
No es opinión mía sino observancia de la Psicología “los efectos perniciosos de la dispersión mental”. La sabiduría ancestral te lo responde: “Quien mucho abarca poco aprieta”. No se puede expresar más claro.
Te equivocas si opinas que vivimos en una época que no tiene precedentes en el bienestar, y el avance sigue. Aciertas si además te percatas de la situación adversa en la que nos vemos la mayoría de los mortales aún resultando ser los cómodos privilegiados, gobernados por un  capitalismo despiadado que está destruyendo la madre Tierra. Seguramente seremos eliminados al igual que un virus, víctimas de nuestras propias fechorías. Es cierto que vivimos en unas épocas donde el Conocimiento puede llegar a una gran masa, pero esta sociedad… o se organiza un poco más o caminamos a la autodestrucción. Es una época maravillosa para los que estamos sedientos de saber, para curar enfermedades y prolongar la vida. Para los que es muy mala es para esos otros dos tercios que no pueden disfrutarlo (algunos mueren de hambre con un móvil en la mano) o la mayoría de ese tercio privilegiado que andamos despistados en una sociedad hostil que no nos ofrece demasiada empatía ni facilidades para llevar una vida digna y feliz.
Bueno, si la discusión es ¿la humanidad vivimos mejor ahora o en tiempos pasados? Pues la respuesta puede resultar ambigua según demos más importancia a unos aspectos u otros. Acepto los avances y la protección que nos ofrece la sociedad, y desde luego nunca los cerebros pudieron acceder a tanta información y comodidades. Pero, como consecuencia de ello, sufrimos tanta dispersión que nos conduce sin duda a la inconsciencia.
La pregunta es… si no hemos llegado a tal punto de tecnificación que estamos olvidando la tranquilidad de una vida sencilla, si no hemos llegado a un extremo de sobresaturación de información que nuestra mente ya es incapaz de digerir si no es tratándolo todo banalmente con prisas y sin dedicarle demasiado esfuerzo ni tiempo. La pregunta es si en nuestra vida hacemos lo que deseamos hacer, si trabajamos en lo que nos gusta y si somos libres, y si cuando salimos a la calle encontramos un mundo maravilloso en que todos nos facilitan las cosas, o más bien nos las complicamos unos a otros con trabas que nos impone el sistema, viviendo sumidos o atrapados en una desazón que hace perder el camino a la felicidad personal y a la capacidad de empatizar con nuestros semejantes… o quizá sea mejor alejarse si vemos un mendigo muriendo en una esquina, para no meternos en líos.
Trabajo de programador informático, soy amante de la tecnología, y sobre todo soy humanista. La lógica informática es mi guía para resolver los problemas de nuestra esencia y nuestro comportamiento. Y creo que la informática está haciendo mucho para encontrar las certezas y los correctos procesos de pensamiento que pueden conseguir que no todo valga y que abandonemos esa tradición de nuestra cultura a tener que pensar lo menos posible, simpatizando con alguna religión que nos diga lo que debemos creer y dar por válido sin saberlo, o a concluir los razonamientos alegando que todo es relativo o aceptando como buenos los razonamientos de otros, como muchas veces ocurría y sigue ocurriendo en mentes confusas. Eso de “Aceptar” o “Cancelar” ha sido “un gran invento de Bill Gates” para mantenernos alerta y razonar de un modo más estructurado y adecuado, para el que lo desee. En programación no podemos optar por los métodos demagógicos de los políticos, sencillamente porque si no hacemos el modelo de pensamiento bien estructurado con lógica o los programas no funcionan. Así de drástico. No todo vale ni todo es discutible como ocurre en Política. La tecnología y el uso adecuado del intelecto es lo que nos conduce cada vez más lejos en los avances y también nos resulta útil para comprender cómo funcionan las cosas, y también para saber cómo funcionamos los que no somos cosas, es decir, personas, animales y plantas.
Los poblados primitivos ni siquiera podían soñar con darle a una palanca en la choza y ver el agua brotando a chorros. Hemos mejorado notablemente nuestra calidad de vida a lo largo de los siglos. El mundo entero está plagado de injusticias, vivimos en la parte privilegiada y esta parte es un puto desastre. Estamos destrozando el planeta. El Capitalismo da más importancia al beneficio de las empresas que a las personas. La gente nos hacinamos en las capitales por comodidad, para tener cerca “de todo”, y en la mayoría de ocasiones sin poder acceder a nada excepto a lo básico y algunos pequeños caprichos como el móvil o el coche. En otra gran mayoría de ocasiones, tan asqueados y adormilados que no encontramos nunca ganas de ir a museos, exposiciones, ver obras de teatro o apuntarnos a un grupo de música. Trabajando -si tenemos suerte- en un puesto precario de mierda que no nos gusta o es muy tedioso y que nos pagan mal mientras las grandes empresas disponen cada vez de menos trabajadores para obtener mayor beneficio, manteniendo en muchas ocasiones una relación apática o tensa con nuestra pareja en un modelo familiar caduco criando unos niños que solo nos causan problemas y gasto; saliendo cada día a la calle para ser ninguneados por un tipo de una ventanilla, pasando riesgos de ser atropellados o sufrir un accidente con nuestro vehículo, asediados a través del móvil, por email, correo ordinario y mientras andamos, por la publicidad; rodeados de multas, malas caras, impedimentos, duro asfalto gris siempre en obras lleno de trampas, humos de coches y mucho ruido, colmenas-habitáculos donde nos encerramos después de recoger unos correos muy desagradables sobre pagos y amenazas, para olvidarnos de todo nuestro malestar navegando unas horas entre el PC, el movil y la tele, esa tele que nos enseña lo mal que está todo, mientras esperamos quizá una orden de embargo. Una vida de mierda llena de insatisfacciones y angustias… ¿Es esta la maravillosa época de grandes avances que estamos viviendo los más privilegiados?

Recuerdo aquel pasaje de “El Principito” donde un vendedor ofrecía pastillas para calmar la sed, con el consiguiente ahorro de una hora de tiempo que supone cada día tener que ingerir líquidos. Era un gran avance farmaceútico en aras del progreso. Y el Principito le respondía: Pues si yo dispusiera de una hora más al día, la emplearía en caminar tranquilamente hacia una fuente”.

UNA PUTA Y SECA PEPITA DE TOMATE

Estándar

Como observador del mundo que me rodea, nunca dejo de asombrarme del milagro de la vida, algo que la Ciencia todavía parece estar muy lejos de descubrir. Una puta y minúscula pepita seca de tomate tiene más inteligencia que una convención mundial de genios. Y la prueba está en que esa semilla sabe cómo transformar la tierra, el aire y el agua en sofisticadas plantas maravillosas. La convención de genios no tiene ni idea de cómo comenzar si no cuenta con la pepita; a lo más que llega es a interferir en ese proceso y modificarlo, pero no sabe comenzarlo y la ínfima pepita seca de tomate sí lo sabe. Puede que todo nuestro orgullo, presunción y vanidad, por ser la más evolucionada creación de la Naturaleza, no sea más que un modo de disimular nuestra ignorancia, pues ni siquiera sabemos porqué existimos ni cómo lo conseguimos. Lo único que sabemos es que una pepita de tomate lo sabe, que un óvulo lo sabe y que nuestro organismo dispone de toda la información necesaria para realizar una serie de funciones siguiendo un plan de actuación y las realiza. Y sin embargo nosotros no tenemos conciencia de cómo lo consigue.
12457022-un-grupo-de-edad-dejo-mas-de-semillas-de-tomateEstoy esforzándome ahora mismo en desarrollar un tercer pulmón pero algo debe estar fallando que no me crece. Desde luego, existe una inteligencia increible que es la que desarrolló los dos pulmones que ya tengo, pero conscientemente me resulta muy complicado crear un tercer pulmón. Bueno, a lo más que puedo llegar con mi voluntad es a comprar un pulmón artificial (endeudándome, claro está), pero no dispongo del control suficiente sobre mi organismo para provocar el desarrollo de otro nuevo, por mucha voluntad y deseo que le ponga.
Somos inconscientes a los procesos de la Naturaleza, no estamos a cada segundo ordenándole al corazón que lata, pero lo hace, y no tenemos ni idea de quién o qué rige el proceso. Sabemos que late, pero no se lo está ordenando nuestra conciencia ¿Quién lo hace, pues? ¿Algún ente que se encuentra escondido detrás de nuestra conciencia y actúa a espaldas de nuestro conocimiento?
Si llegamos al fondo de las cosas, si nos preguntamos, al igual que el Principito, cómo consiguen las rosas desarrollar espinas para protegerse de los corderos… pues nos quedamos sin respuestas. Para el Principito era éste un asunto muy importante. Para mí también lo es.
Coloca un libro que se llame “Cómo construir un puente” encima de una pila de ladrillos, cemento y acero. Y coloca una pepita seca de tomate en tierra con agua. Tanto el libro como la semilla contienen la información necesaria para “construir algo”, y a ambos se les han proporcionado los materiales para hacerlo. Vuelve al cabo de una semana… ¿El libro ha construido algún puente? Es muy probable que no ¿Ha ocurrido algo con la semilla? Es muy probable que sí. Entonces… ¿qué los diferencia, si ambos contenían la información necesaria para realizar una transformación? Puedes entrar en una biblioteca y leerte todos los libros que encuentres, pero cuando tu mente salga de sus lecturas y reflexiones, cuando abandones la biblioteca y salgas al exterior, el mundo seguirá siendo el mismo que había antes, y tú también ¿ha cambiado algo? ¿Sabes ya cómo construir un puente, o solo está en tu mente la información sobre los pasos a seguir, la creencia de que sabes hacerlo? ¿eres más sabio que antes de leer, o simplemente has añadido páginas a un libro -tu cerebro- incapaz de construir nada por sí solo si no dispone de tus extremidades (herramientas)? ¿Quién diablos habilita a una puta y seca semilla de tomate para convertirse en una hermosa planta llena de verdes hojas y jugosos tomates rojos?

VIVIR MEJOR

Estándar

El futuro de la humanidad es la unión y el bienestar de todos los habitantes del planeta, o su autodestrucción. Del mismo modo que inventamos la rueda, la lavadora y los móviles para vivir mejor, deberemos inventar el modo de organizar la sociedad para que pueda cumplirse el sueño de “vivir mejor”.

No es fácil cuando somos más de 7.000 millones de personas y es fundamental conseguir la unión de todos los pueblos. Todas estas previsiones que llegarán aunque el demonio no lo quisiera, tardarán en producirse. Nos encontramos en una andadura evolutiva que tiene muchos peligros, y caemos en ellos una y otra vez, con la diferencia de que puede ser mucho más dañino o beneficioso cuanto más comunicados y tecnificados estamos todos los pueblos del mundo. La sociedad actual tenemos que corregir nuestros vicios o caminaremos hacia la autodestrucción y la del planeta. De momento y hasta que termine de agonizar, el Capitalismo sigue campando a sus anchas, la importancia de las empresas y del dinero por encima de los valores humanos seguirá machacando a las personas. Unos entes ficticios -lo que son las empresas, personas jurídicas pero no físicas- tienen el poder sobre los ciudadanos, nuestros gobiernos e incluso sobre la vida humana, privándonos de la libertad. A todos. Sin excepciones, aunque algunos deseen ese estado para sí y para los demás.

¿Os acordáis de la película Terminator, la rebelión de las máquinas? Las máquinas creadas por los humanos les declaraban la guerra y los exterminaban. Es un caso similar. Con la diferencia de que las máquinas tienen forma física y las empresas no. Repsol, BBVA, JPMorgan Chase, Shell, Apple… es una larga lista. Estamos dominados, sometidos, esclavizados a su devenir, a su dios “el beneficio”. Y pasan por encima de las personas, nos roban la libertad… la libertad de poder trabajar en lo que nos gustaría, la libertad de asamblearnos y tomar las decisiones nosotros mismos sobre lo que deseemos para nuestra vida personal y social. Ha quedado anulada nuestra capacidad de tomar decisiones gobernados por los grandes poderes económicos que son quienes deciden si encontraremos trabajo o no y lo que cobraremos por ello, y si tendremos derecho a la Sanidad o no. La maldad está en haber aceptado individualmente el sometimiento a esos entes gigantescos que no son nadie en realidad porque no existen materialmente, solo llevan nombres de empresas y someten a cada persona individualmente y por extensión (o suma de sus miembros) a toda la colectividad en su conjunto. Las personas servimos a las empresas pero las empresas no nos sirven a las personas, salvo a unos pocos. Una balanza muy desfavorable capaz de convertir un mundo rico y hermoso -en el que hay cabida para todos- en un planeta plagado de sufrimientos para la mayoría de los animales y los humanos.

Ruth y José

Estándar

Triste final para dos niños inocentes. Asesinados y calcinados en manos de su propio padre. Se montó un hilo en el facebook. Tuve que leer muchos comentarios, que dejados llevar por la misma rabia que yo siento, perdieron la razón: “Que le hagan mucho daño al asesino, que lo maten, que lo torturen, que endurezcan las penas para este tipo de asesinatos. La venganza es correcta en este caso…”
Del ser humano sabemos que es capaz de las mayores atrocidades. Como decía Gila, en las guerras puedes hincharte a matar y decirle a la policía: “Sí, he sido yo ¿pasa algo?”. Y la mente de cada cual es capaz de justificarse a sí misma todas las barbaries que desee. Los pilotos que lanzaron las bombas atómicas sobre Hirosima y Nagasaki jamás se arrepintieron de cumplir órdenes y nunca tomaron conciencia de los miles y miles de niños y todas las personas cuyos cuerpos abrasaron en llamas con sus actos. Los seres humanos somos en general necios e hipócritas, y la sociedad que hemos construido no ayuda al despertar de nuestra conciencia. Apuesto a que este asesino, perturbado mental, es capaz de justificarse a sí mismo, al igual que el asesino en masa de Noruega y tantos otros.
Pensamos demasiado sobre estos crímenes intentando paliar lo que ya no tiene arreglo. No hay otra cosa que hacer que encerrar a los peligrosos para que los demás podamos vivir en paz, como siempre se hizo, es lo único práctico que nos queda. El mal está hecho y ninguna acción arreglará ya nada. Solo podemos estudiar el caso a fondo por si nos fuera de utilidad para evitar que puedan seguir existiendo personas tan crueles. Otro tema diferente es matarlo, lo cual nos convierte en asesinos y no arregla nada. También muchos se dejan llevar por el deseo de hacer sufrir al psicópata, pero desear el sufrimiento de otro ser humano es sin duda un problema que quien lo padezca debería reflexionar y corregirse, pues es lo que le ocurrió a ese canalla, desear el sufrimiento de otro ser humano.
Me gustaría creer que la reencarnación existe, y recuerdo la palabras de Gandhi cuando un hombre le dijo: “he matado un niño musulmán ¿qué puedo hacer?” y Gandhi le contestó: “Adopta un niño huérfano musulmán y edúcalo con amor en la religión musulmana”. Quizá sea el único modo en que este malnacido podría enmendar su cruel acto, renaciendo y dando mucho amor, pues ya nadie podrá devolver la vida a esos niños ni evitar el sufrimiento que padecieron.
¿solo nos queda la venganza? ¿de verdad estáis seguros? Puedo comprender que la desee la madre, y puedo comprender que la deseara yo si me ocurriera, y a cualquiera. Pero una cosa es comprender a quien desee la venganza y otra muy diferente sería aplaudirla o consentirla. Insisto en que desear daño a cualquier otro ser humano es el principio de todas las guerras, y el final de nuestra condición como humanos. Yo te hago daño, tú te vengas, yo me resarzo, tú continúas, es una estupidez. Si la venganza fuera plausible, justificable, comprensible o permitida, apaga y vámonos, por que entonces ya nada tiene sentido. La madre podría matar a ese tipejo, y luego los padres de ese tipejo matar a la madre en venganza, y luego la familia de la madre matar a los abuelos, y los hermanos de los abuelos matar a la familia de la madre, y luego… ¿cuando termina la sinrazón?
no puedo contestar a la pregunta ¿qué haría yo si mataran a mi hija?. No sé la respuesta, jamás he sabido lo que haría yo si me ocurriera algo que no me ha ocurrido. Lo que sí sé es lo que he aprendido. Y he aprendido que el odio no es aprendizaje, ni el rencor tampoco, ni la venganza. En la vida pueden ocurrirte cosas muy buenas y cosas muy terribles. Es muy duro muchas veces comprender a quien te hiere a tí o a tus seres queridos, pero las cosas ocurren tal y como pasan y siempre la comprensión de lo que ocurre es más positiva que la negación o la no aceptación de la realidad. Mi madre tuvo que aceptar y asimilar el suicidio de mi hermana hace unos pocos años, y aunque es un dolor que siempre llevará con ella hasta su muerte, aprendió a ser lo más fuerte y feliz posible. Yo la admiro por eso. Si queréis saber todo lo que pienso y estoy aprendiendo sobre el odio y el amor, esta es la última frase que escribí en un artículo: “Todo ser es digno de ser amado sin importar sus ruines y equivocados actos”. pero esto resume todo lo que pienso al respecto de este tema. Todo lo que pienso ahora, todo lo que he aprendido hasta la fecha. Quizá cambiara de opinión si mataran a mis hijos y yo, para sentirme mejor, o creyendo que me sentiría mejor, matara al asesino. Eso significaría que habría encontrado la justificación perfecta para matar a otra persona. Y eso significaría que matar es correcto si existe una justificación, y eso significaría que toda mi vida estuve equivocado y todo lo que aprendí fue erróneo, y eso significaría que ese asesino mató porque también tenía sus justificaciones, y que las bombas de Hirosima y Nagasaki estuvieron bien lanzadas porque estaban justificadas ya que evitaron muchas muertes posteriores, y eso significaría que todas las guerras están justificadas. Y entonces creo que todo esto que escribo no significaría nada. Y que el Universo entero no significa nada de nada tampoco. No lo sé, podría ocurrir, podría ocurrirme, no tengo ni idea…

MI AMIGO GERARDO

Estándar

Son épocas de crisis. Eso dicen todos. Recuerdo las crisis hasta donde alcanza mi memoria. Nací en una España sin recursos, sumida en una crisis económica tan grande que el pan era bendecido como sagrado. Viví mi niñez en un país con crisis de libertades. Después me crecieron pelos por todas partes mientras acontecían la crisis de Cuba y la crisis del petróleo, y a la par yo vivía mi propia crisis interna llamada adolescencia. Estudié una carrera durante la crisis del franquismo y como telón de fondo las guerras proliferaban por todo el planeta, incluida la guerra fría. Nunca dejé de escuchar la palabra crisis. Parece ser que la humanidad siempre estuvimos en crisis. ¿No os hace esto reflexionar, amigos míos? Ahora hablamos de la crisis del Capitalismo, de la crisis laboral, de la crisis del sistema. Nos vaya como nos vaya, siempre hemos hablado de crisis. ¿No será que la crisis la llevamos siempre allá donde vayamos? ¿No seremos nosotros esa crisis, empecinados en vivir de un modo equivocado, destruyéndonos entre nosotros y destruyendo también a la madre Tierra que nos acogió?

Nacho 3

Pero hoy no quiero hablaros más de cosas tristes. Tengo un mensaje muy bello que transmitiros. Quiero hablaros de una persona. Conocí a Gerardo a la edad de 11 años. Su padre, su madre y sus dos hermanos acababan de morir asfixiados por un escape de gas en su casa mientras él estudiaba interno en Cheste. Su alma entristecida buscaba un sentido a lo sucedido, se sentía solo y nos hicimos buenos amigos. Pasábamos plácidas noches sin fin mirando juntos las estrellas tumbados sobre la yerba, preguntándonos cómo habíamos llegado a caer en este planeta… qué era todo esto, qué carajo pintábamos aquí. Buscábamos las verdades del Universo. Y crecimos y aprendimos algunas cosas. Consiguió entrar en un banco. Su mente superdotada podía optar a cualquier puesto y su futuro era llegar a ser un gran director financiero. Después de dos años, una semana antes de tener la plaza fija, se adentró en el despacho del director y le dijo: “me voy, no es esto lo que quiero”. Durante unos años llevó una vida algo desordenada, pero era libre como el viento. No le preocupaban el dinero ni el éxito, no tenía miedo a acabar de vagabundo ni nunca lo fue. No podía echar raíces en ninguna parte, porque él no era de ninguna parte. Pero era bueno estar con él, tenía muchos amigos. Tocaba canciones preciosas con la guitarra. Juntos cantábamos a Serrat y a Pink Floyd ,a Mocedades y a los Beatles, a Jobim y a Victor Jara…

Nacho 30001

Nacho 30002

Decidió irse al mundo rural, rehabilitó una aldea abandonada en ruinas perdida entre montañas, junto con unos pocos amigos, y allí vivieron muchos años sin apenas recursos, alejados de toda civilización, a una hora en burra del camino más cercano, escondidos en la mágica Sierra del Maestrazgo .

Aprendieron a criar su propia granja y plantaron cultivos para su alimentación . Tenían su mula, su cabra y sus gallinas.

Años después vivió en México y encontró un maestro chamán que le inició en algunos conocimientos. El resto de su vida siguió viajando por mundos rurales casi abandonados, fabricó quesos artesanales, trabajó de jardinero… en fin. Había heredado dos pisos y casi los regaló. Quizá nunca supo lo que buscaba, pero sabía cuál era la vida que NO quería llevar. A mí me contaba: “Los salvajes sois los que vivís en las urbes, las ciudades son selvas peligrosas donde os atropelláis unos a otros, os criticáis y pisoteáis, y así véis pasar los años en celdas que llamáis pisos, hipotecados, esperando vuestra vejez, dejando atrás una vida de insatisfacciones y angustias. Donde yo vengo el suelo es de tierra y está plagado de árboles, el pan huele a caliente y la fruta tiene sabor. No hay móviles, ni videojuegos, ni antenas ni televisores de plasma. Pero hay vida por todas partes. Vida real”. Y yo le escuchaba atento y callado. Yo no podía contestarle. ¿Qué le hubiera dicho? ¿Que yo vendí mi vida por un plato de lentejas, por la seguridad de un sueldo hasta que la empresa quiebre o decida prescindir  de mí, hipotecado en una colmena y muriéndome poco a poco rodeado de comodidades, consumista para beneplácito de las grandes empresas que están destruyendo el planeta? No, yo no podía contestarle eso. Hace solo unos días recibí una gran alegría. No sabía nada de él desde hace más de 10 años, y anteriormente sus visitas a la ciudad siempre fueron muy breves. Pero unos amigos le encontraron en un video de youtube…

gerardo

Había grabado un disco, y yo os he traído una de sus canciones. Es realmente hermoso escucharle cantar. La letra y la música son tan sencillas y tan grandes como su alma. Espero que lo disfrutéis.

Este es su video: http://www.youtube.com/watch?v=7HPOHztZnYI